Qué es la escucha activa

Se entiende como escucha activa a un método específico de comunicación humana, donde no solo se oyen las palabras también se descifran los sentimientos y emociones que las personas reflejan mediante su lenguaje corporal. Esta técnica es muy usada en profesiones como la enfermería, la psicología y en la resolución de conflictos ya que al receptor estar compenetrado en lo que sucede y puede brindarle al emisor su ayuda de una manera directa y efectiva.

El concepto de escucha activa carl rogers un psicólogo estadounidense fue quien lo implementó mediante su trabajo sobre la personalidad del individuo donde Rogers indica que las personas tienen caracteristicas específicas que desde la niñez se asoman ciertos trastornos que se pueden tratar y evitar su desarrollo. Este psicólogo usaba psicoterapias  donde usaba el escucha activa o escucha empática como este le llamaba para llegar al centro del trastorno complementándose con el paciente de manera íntima.

Carl Rogers creía fervientemente en que mientras más el terapeuta se interne en su paciente de una manera completa más rápido se consigue darle un tratamiento efectivo al problema que el paciente presenta. El escucha activa se puede decir es interiorizarse en el paciente, o enfocarse en lo que el mismo siente aunque no lo diga pues al terapeuta estar compenetrado con él podrá notar el centro del padecimiento.

Qué es la escucha activa

Es una técnica usada en psicoterapias para lograr encontrar el centro del padecimiento y tratarlo de una manera efectiva y erradicarlo de manera permanente. Este método fue implementado por el psicólogo estadounidense Carl Rogers mediante sus diferentes experimentos en psicoterapia donde trataba a sus pacientes de una manera intima desde el punto de vista interior, pues se basaba en lo que el paciente expresaba verbalmente pero también en lo que no decía con palabras pero si con su expresión corporal.

Existen varios componentes verbales de la escucha activa que permiten a las personas enviar el mensaje de que están escuchando activamente al emisor, algunos de estos componentes o elementos son:

  • Decirle palabras reforzando lo que acaba de decir, sin excesos ni extralimitaciones.
  • Parafrasear con sus frases para que sienta la gran atención que se le está prestando.
  • Hacer un pequeño resumen de lo que ha dicho la otra persona.
  • Hacer algunas preguntas sobre lo que ha expresado.

Pero también existen componentes de la escucha activa no verbales que contribuyen a darle un mensaje claro de que la escucha activa está presente en la conversación, estos pueden ser:

  • Mantener contacto visual en todo momento durante la conversación.
  • Sonreír con ligereza para darle confianza a quien habla.
  • Adoptar una postura corporal que le indique al que habla que tiene toda la atención del que escucha.
  • Gestos expresivos controlados.

Escucha activa ejercicios

Hay escucha activa ejercicios muy buenos los cuales pueden activarse en escucha activa niños, según la edad ya que estos ejercicios tienen una efectividad en cada edad del niño por ejemplo los niños a partir de los dos años comienzan a desarrollar su escucha activa imitando los sonidos que emiten ciertos animales como los perros, gatos, gallos y otros, lo cual lo hacen como un juego pero que son ejercicios donde tienen que poner especial atención para imitarlos perfectamente.

Para ejercitar el escucha activa es bueno oír los sonidos de la naturaleza, para esto hay que concentrarse y poner mucha atención y así como hacen los niños imitar ese sonido para ver que tanto se ha prestado atención. Otro ejercicio es cerrar los ojos y escuchar una grabación para luego responder una serie de preguntas relacionadas con lo que se ha escuchado, con este ejercicio se refuerza la escucha activa.

La escucha activa se puede ejercitar en cualquier momento y situación, mediante conversaciones con los amigos o en una reunión de trabajo donde se tienen que prestar atención a esas palabras que el interlocutor expresa, también mediante la exposición en una clase o viendo la televisión para entender que quieren expresar quienes aparecen en la pantalla.

Como mejorar la escucha activa

Para mejorar o desarrollar la escucha activa se pueden usar técnicas y métodos como ejercicios donde la persona tenga que poner atención exclusiva para entender lo que se le quiere expresar, también puede seguir las recomendaciones que dan los terapeutas que se especializan en el tema. La concentración juega un papel muy importante en la mejoría de la escucha activa, ya que para lograr el desarrollo efectivo de la misma se debe tener un porcentaje alto de concentración.

Otra buena opción es aprender a oír la voz interior que siempre se ve acallada por la palabrería que usan las personas para evitar escuchar activamente sus emociones, al poder oír lo que el yo interior quiere expresar se aprenderá de igual manera a escuchar activamente a los demás. Las personas que quieren mejorar su escucha activa deben olvidarse de parecer interesantes con largas conversaciones, pues así no podrán notar todo lo que la otra persona dice ni podrán mostrar su escucha activa.

Poner en marcha la escucha activa significa poder escuchar a los demás en eventos adversos como conflictos y disputas donde las discusiones muchas veces suben de tono y el escucharse es imposible, en estos casos es invaluable tener una muy buena escucha activa para aportar esos elementos que den resultados positivos y terminen en buenos términos dichos eventos. Es importante que las personas aprendan a escuchar porque así pueden resolver muchos conflictos y evitar muchas tragedias.

Actividades para la escucha activa

Dependiendo de la edad del individuo son muchas las actividades que se le pueden asignar para desarrollar su escucha activa. Desde que somos niños se pueden emplear ciertas actividades y ejercicios que ayudan a desarrollar la escucha activa, dentro de estas actividades están: juegos donde se imiten sonidos, en estos juegos se debe poner mucha atención a los sonidos para luego imitarlos. Jugar mímica también ayuda a pesar de que no se emiten sonidos se puede descifrar el lenguaje corporal y las señas.

Otras actividades donde se puede promover la escucha activa es en conferencias donde hay que poner mucha atención para comprender al que habla, en los salones de clase muchas veces si a los estudiantes les apasiona un tema en especial ponen en manifiesto su escucha activa para entender al profesor y captar todo lo que éste quiere transmitirles. Algunos ejemplos de dialogos de escucha activa son cuando se deja hablar al emisor sin interrupciones para que sienta que es importante lo que comunica.

Otro ejemplo de escucha activa es ser amable y considerado con quien habla, pues con este comportamiento le hacemos entender que aplicamos la escucha activa. La escucha activa tiene como ventaja demostrarle a la otra persona que somos confiables y que pueden hablarnos con sinceridad de cualquier tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *